Pages

Tiempo (Time)

No encandilas como el oro ante pleno sol,
ni brillas elegante como la plata,
tampoco eres sucio y hostil como el dinero;
papel mundano que vuela fácil y se pierde,
desplazado sin rumbo por el soplar agitado
del señor viento,
paciente y veloz
para arrastrar toda clase de impurezas.

Añorable tiempo,
tu valor es genuino,
trasciendes los errantes sistemas de creencias
establecidos por la necedad y arrogancia del hombre;
la universalidad de tu valor es casi incomprensible
para el frenético ser humano,
quien camina extraviado por un sendero de vida,
y poco se percata que su tiempo se termina.

Viajas a través del universo incesantemente,
eres testigo absoluto del nacimiento, fulgor y muerte
de las estrellas divinas.
Exploras libre y en plenitud el manto estelar
cada una de mis noches tristes,
brindas fiel consuelo ante la penumbra imperante de la soledad.


Estás envuelto de polvo cósmico;
es tu disfraz más astuto que te hace pasar desapercibido.
Millones de años luz has atravesado,
el cosmos infinito gira sobre tu entorno
está resignado a regocijarse
y acoger tu presencia discreta con fervor.

Viajas a través del mundo,
siempre lo has hecho hasta llegar
a los rincones más recónditos de la madre tierra;
ella produce frutos suculentos en tu honor.


Eres inerte e impasible al descanso,
nunca te detienes,
no pretendes ser el más veloz.
El reloj es tu admirador más apasionado;
sin ti este no existiría,
sus engañosas manecillas
revelan el macabro esquema
del crimen perfecto
que dicta con arte imperativo y demandante
el flujo de las actividades
ordinarias de cada dia.
Compás del destino apocalíptico,
lamentable e inevitable
de las masas esclavizadas
al dictamen sistemático.

Oh tiempo, tu pasar nos encadena
a una realidad cruel e irremediable.
La vida se marchita y es corrompida durante tu pasar,
nos tornas mas susceptibles
al deterioro y a la muerte.
Temida muerte,
eres una leyenda convertida en realidad;
interrupción nefasta del suspiro de vida,
barrera dimensional que aparta el cuerpo
de la esencia cósmica personal,
final inminente y fulminante de un ciclo,
apertura a una realidad desconocida.


--Adan C., Adult